Qué es una nebulosa: tipos y cómo verlas

¿Quieres aprender sobre la nebulosa? Este es el lugar indicado en el que te describiremos todo lo que necesitas saber cómo; su definición, tipos, las más importantes y la mejor forma para observarlas.

Solo continúa con nosotros para que puedas conocer más acerca de estos impresionantes fenómenos astronómicos.

Qué es una nebulosa

Las nebulosas son unos de los fenómenos astronómicos más admirados, pero no todos logran describir con precisión lo que ellas son. Por ello, antes de entrar en sus tipos, vamos a definir qué es una nebulosa.

Se trata nada menos que de nubes gigantes que están compuestas por gas y polvo estelar. Su gas está conformado principalmente por hidrógeno y helio, pero tanto los porcentajes de estos gases como la presencia de otros varía en estos cuerpos celestes.

Quizás el fenómeno más enigmático de estas nebulosas, es que algunas tienen origen cuando muere una estrella. Mientras que otras, tienen la capacidad de formar numerosas estrellas.

Tipos de nebulosas

A pesar de la enorme cantidad de nebulosas que existen en el universo, lo cierto es que solo existen un puñado de ellas y que la ciencia moderna ha logrado clasificar según su composición.

En este sentido, tenemos; 1. De emisión, 2. Reflexión, 3. Nebulosas oscuras, 4. Nebulosas planetarias y 5. Remanentes de supernova.

Cada una de ellas es abundante y representan un misterio cada vez menos enigmático para los astrónomos o estudiantes y aficionados a la astronomía.

Nebulosas de emisión

Son identificables porque tiene la capacidad para brillar por sí mismas.

La luz de estas nebulosas se produce porque las estrellas ubicadas dentro de su rango espectral excitan el gas de la nebulosa y esto provoca el fenómeno de ionización. Por esta razón, encontramos que el gas adquiere la capacidad para emitir luz con diferentes longitudes de ondas que varía en función del gas que las compone.

De igual forma, también influye la energía que reciben de las estrellas más cercanas.

Algunas de sus características son;

  • Suelen ser más brillantes por lo que producen un impacto visual impresionante.
  • Presentan una forma irregular, pero están rodeadas de estrellas.
  • El centro galáctico es su lugar favorito y por eso abundan allí.
  • La estación para observarlas mejor es durante el verano porque se pueden ver muchas más.
  • La Nebulosa del Omega es totalmente visible durante el verano.

Nebulosas de reflexión

Este tipo de nebulosa se caracteriza porque las estrellas más cercanas no lo son tanto como para lograr emitir luz propia. No obstante, sí tienen la capacidad para reflejar la luz de estas estrellas que pueden encontrarse a miles de años luz de distancia.

Podrás reconocerlas por:

  • Tiene colores azulados.
  • Las nebulosas de reflexión como Rho Ophiuchi es una de las pocas que no tiene colores azulados.
  • Debido a su poco brillo resulta complicado de observar con un telescopio aficionado.
  • Las Pléyades es el mejor ejemplo de nebulosa de reflexión.
  • Algunas estrellas muestran una parte de la nebulosa que las creó.
  • Las Pléyades es una de las pocas que puede ser observada con un telescopio aficionado.

Nebulosas de emisión y reflexión

Se ha logrado determinar que hay nebulosas que cubren varias clasificaciones y esto ha logrado ampliar las perspectivas científicas.

Lo que más destaca en ellas es:

  • Orión tiene la capacidad para producir su luz y reflejarla.
  • El centro contiene estrellas jóvenes, pero resto tiene luz propia.
  • Suelen ser las más brillantes del cielo nocturno.

Nebulosas oscuras o de absorción

Lo principal en estas nebulosas es que no presentan estrellas tan cercanas como para iluminarlas o permitirles reflejar su luz.

Además, tenemos que;

  • No están ionizadas.
  • Se encuentran en regiones de gas y polvo interestelar sin la capacidad de incidencia solar.
  • Cuando se observan a través de telescopios, parecen regiones oscuras como las nubes más oscuras de nuestro cielo.
  • La nebulosa Cabeza de Caballo es el mejor ejemplo de este tipo.
  • En nuestra Vía Láctea se han identificado regiones de gas oscuro que ocultan las estrellas.

Nebulosas planetarias

A pesar de ser tan diferentes, estas son consideradas de emisión porque tienen la capacidad para brillar por sí mismas. Esto se debe a su cercanía con zonas ionizadas que consecuencia de enanas blancas próximas.

  • Son más pequeñas y menos brillantes.
  • A pesar de lo que indica su nombre, estas no están relacionadas con planetas, sino que su forma da la impresión de ser un planeta.
  • La nebulosa del ojo de gato, esquimal, hélice, entre otras, son un ejemplo claro de estas nebulosas.
  • La nebulosa del Anillo es una de las pocas que puede ser observada durante el verano.

Remanentes de supernova

Las estrellas suelen terminar su ciclo vital mediante cataclismos denominados supernovas. Al final, pueden llegar a ser estrellas de neutrones o solo agujero negro, pero estas generan nebulosas que son totalmente diferentes de las planetarias.

A la vez, tenemos que:

  • La explosión que las genera es mucho más caótica a una supernova común.
  • Es posible observas las ondas de choque porque genera estructuras que permiten identificarlas.
  • La nebulosa del Cangrejo puede observarse durante el invierno y primavera.
  • La nebulosa de los velos se observa los cielos más oscuros de verano.

Las nebulosas más importantes

Las más observadas durante los cielos nocturnos y con telescopios aficionados son las siguientes;

Nebulosa de orión

Se encuentra en el cinturón de Orión y se puede observar en los cielos nocturnos de verano. Su principal característica es el espectro infrarrojo que domina por las estrellas gigantes rojas que se encuentran cerca de ella. 

Tarántula o NGC 2070.

Está ubicada en la nube de Magallanes a unos 170 000 años luz de distancia y su centro es unas 450 000 veces más masivo que nuestro Sol.

Cabeza de caballo o Barnard 33.

Es una nube oscura ubicada poco más de mil quinientos años luz de la Tierra y en el extremo izquierdo del cinturón de Orión.

Eta Carinae o NGC 3372.

Su principal característica es que rodea una serie de cúmulos abiertos de estrellas. Además, de acuerdo con algunas estimaciones se encuentra a unos 10 mil años luz de la Tierra.

Hierro a caballo o M17.

Se encuentra en la constelación de Sagitario y se le conoce como Omega al igual que cisne. Para lograr observarla se recomienda cielos muy oscuros en verano y latitudes altas. Pero también puede observarse en latitudes bajas. 

Las pléyades o M45.

La constelación de Tauro es su hogar y las estrellas azules son las más abundantes. Se estima que existe desde hace unos 100 millones de años y estaría próxima a separarse hasta desaparecer, dentro de unos 250 millones de años.

Del Cono o NGC 2264.

William Herschel la descubrió en 1785 y se encuentra en la constelación de Unicornio.

Cómo observar las nebulosas

Algunas de estas nebulosas son observables sin necesidad de telescopios, pero si prefieres utilizar uno sería mucho más visible y fotografiable.

Para ello, puedes usar telescopios con mínimo 150 mm y máximo 200 mm. Además, para fotografía es importante una buena cámara semiprofesional como las NIKON y CANON, pero con un móvil de buena resolución y un adaptador para telescopio, será posible tener fotografías de buena calidad para coleccionar.

Otra recomendación es aprovechar los cielos oscuros de verano e invierno, así como consultar con el calendario astronómico y también tienes el calendario de la NASA.

Conclusión

La nebulosa es el fenómeno astronómico que tiene mayor potencial para ayudarnos a descifrar la evolución del nuestro universo. Por esta razón, son uno de los más observados y estudiados por los científicos. Además, los aficionados la aman por su belleza y facilidad para observarlas.

Este es el momento para empezar tu trayecto como astrónomo y llegar a ser el próximo en realizar un descubrimiento impresionante a través de las incontables nebulosas que adornan el universo.